Qué hacer si tú hijo se está ahogando con algún alimento

Los niños en la infancia tienden a meterse todos los objetos que se consiguen en el suelo y se ahogan con los alimentos pudiendo morir por asfixia. Por eso hoy te hablaremos de una maniobra muy importante que podría salvar la vida de tu hijo si se ahoga con los alimentos.
Las compresiones abdominales, también llamadas la maniobra de Heimlich, es un procedimiento de primeros auxilios que se utiliza para tratar las obstrucciones de las vías respiratorias superiores (o asfixia) por objetos extraños. El término maniobra de Heimlich es el nombre del Dr. Henry Heimlich, quién la describió por primera vez en 1974.
Realizar compresiones abdominales implica que el socorrista esté de pie detrás del paciente y use sus manos para ejercer presión sobre la parte inferior del diafragma. Esto comprime los pulmones y ejerce una presión sobre cualquier objeto alojado en la tráquea, expulsándolo.

La mayoría de los protocolos recomiendan fomentar la tos en la víctima seguido de compresiones en el pecho como un último recurso. Algunas pautas también recomiendan alternar entre compresiones abdominales y palmadas en la espalda.
Desde 1985-2005, las compresiones abdominales eran el único tratamiento recomendado para la asfixia en las directrices publicadas por la American Heart Association y la Cruz Roja Americana.
Para las víctimas conscientes, las nuevas directrices recomiendan primero aplicar palmadas en la espalda; si este método no logró eliminar la obstrucción de las vías respiratorias, el que auxilia de aplicar compresiones abdominales. Para las víctimas inconscientes, las nuevas directrices recomiendan compresiones en el pecho.
En algunas áreas, tales como Australia, las autoridades creen que no hay suficiente evidencia científica para apoyar el uso de compresiones abdominales y su uso no se recomienda en los primeros auxilios. En lugar de ello, se recomiendan compresiones en el pecho.

Debido a la naturaleza contundente del procedimiento, incluso cuando se hace correctamente, puede lesionar la persona a la que se lleva a cabo. Los moretones en el abdomen son altamente probables al igual que lesiones más graves, incluyendo la fractura de la apófisis xifoides o las costillas.
Si tu hijo se encuentra en esta situación ya sabes qué hacer la próxima vez.